Hola

Antes de nada entra aquí y cuéntanos cosas acerca de ti.

Moderadores: Akela, trenkada

cuya
Novat@
Mensajes: 4
Registrado: 26 Ago 2006 00:31
Ubicación: México

Hola

Mensajepor cuya » 26 Ago 2006 01:42

Que tal, soy nueva en este foro. Mmmmh, no entendí mucho de la discusión en el post anterior, pero respeto las opiniones de las personas que ya llevan rato en este relajo (el que por cierto me parece una excelente idea: ojalá y hubiera yo tenido conocimiento de que existían comunidades parecidas hace algunos años, aunque quizás era que no existían).
Ya tiene rato que recorro la red buscando información sobre los desordenes alimenticios, que algunos llaman ahora ANA y MIA, entre otros eufemismo. Llegue a toparme con cosas verdaderamente escalofriantes y sacadoras de onda, los "consejos" que algunas personas perturbadas no cesan de propagar. Por ello me agradó este foro, que busca fomentar la recuperación de estos desordenes. Me quito el sombrero ante todos los que aqui participan y les deseo la mejor de las suertes en la lucha contra esta enfermedad que creo, es cierto, nunca se cura.
Vivo en México, nací en 1982. Creo que la enfermedad se desarrolló en mí a partir de la adolescencia, aunque ya recuerdo que desde pequeña tenía la costumbre de comer en exceso a escondidas, lo cual me llenaba de culpa, aunque no tenía la conducta de purgarme. Mi vida familiar estaba llena de tensiones, y como siempre fui una niña sensible en extremo, supongo que descargaba mis frustraciones con la comida. O quizás así me educaron, no lo se. No hay buenos habitos alimenticios en mi familia: jamás comíamos juntos, teníamos hábitos sedentarios, mis padres son obesos hasta la fecha (no tiene sobrepeso, verdaderamente están obesos) y desconocen las reglas de una alimentación saludable.
Aún así, cuando al fin alcancé la edad en que podía responsabilizarme de mis decisiones, continué manteniendo este tipo de hábitos, sabiendo que estaban mal, pero quizás demasiado deprimida para cambiarlos.
Sí, fui la "gordita" del salón de clases, cosa que no me importó mucho, hasta que llegué a la pubertad. Entonces comenzé a sufrir realmente, porque ni mi sensibilidad, ni mi talento para escribir y expresarme ni mis buenas calificaciones me valían el respeto y el cariño de los chicos.
Creo que antes de cumplir 13 años hice un par de dietas de moda (de la luna llena, Atkins, etc., cualquier cosa que mi madre me aconsejaba) que no funcionaron porque si bien estaba motivada, mi relación con la comida era erronea: la utilizaba para consolarme. Entonces, al ver que rapidamente ganaba los kilos que había perdido, me daba por vencida. Y así, seguí subiendo de peso hasta llegar a la obesidad.
Y a partir de los 14 o 15 la cosa se complicó: decidí dejar de comer. Dios, me moría de hambre todo el tiempo pero solo comía cereal con leche y sanwiches de lechuga. En un año bajé tanto de peso que mis antiguos compañeros de escuela no me reconocían. Pero yo no me sentía bien. El ayuno y la marihuana me provocaban atracones y prontó aprendía a vomitar. Mi madre se dio cuenta pero yo tenía tantos problemas (de disciplina en la escuela, con las drogas, mentales) que en realidad nunca lo tomó en serio: no estaba peligrosamente delgada, por lo que no estaba en peligro de morir. Y así estuve años enteros.
Me destrozé los dientes: aún puedo mostrar una bonita dentadura, pero tengo todas y cada una de mis muelas tapadas. El adelgazamiento repentino, sin una cultura del ejercicio, me dejó aguadita como panquecito y llena de estrías (las cuales durante años me acomplejaron y me recordaban el daño que tozudamente me había autoinflinjido). Tuvieron que pasar un par de años y unas cuantas desgracias más para que me atreviera a pedir ayuda. Mi autoestima estaba por los suelos, era además adicta a sustancias y mi relación de pareja me hacía infeliz. Iba bien en la escuela, ganaba premios, era reconocida en mi medio, pero no era feliz. ¿Cómo serlo, inclinada frente a la taza del baño, mirando el hilo de mi propia saliva perderse entre los contenidos de mi estómago, lamentándome de mi apariencia y pensando que todo se arreglaría cuando al fin alcanzara el mítico numero, el peso que siempre soñaba tener?
Aquello no era vida. pero yo no conocía otra cosa.
Hace dos años (2004), después de agotadoras e infructuosas sesiones con psiquiatras y psicologos encontré a Lulú, mi psicoanalista. Digo psicoanalista porque me parece que es lo que es, pero no estoy segura. Llegué a ella pensando que me curaría de la anorexia y la bulimia, pero de entrada trabajamos otros problemas. Fue entonces que comprendí que este comportamiento de ayuno-atrcón-purga era solo una respuesta a una serie de problemas que yo venía arrastrando desde la infancia, problemas que tenían que ver más con mi autoestima, mi relación con mis padres y mis vida interna. No ha sido facil. Hay cosas de las que uno no quisiera hablar. Peor, hay hábitos y costumbres de los cuales uno no puede pasar por miedo al cambio, por miedo a crecer, a convertirse en persona, a ser independiente, a querese a si mismo y apapacharse (como decimos en México: mimarse) como lo merecemos.
Yo no estoy curada para nada, pero es cierto, me siento mucho mejor. Desde hace dos meses (aunque aún no puedo presumir de haberlo logrado por completo) he dejado las drogas y la relación autodestructiva que mantenía con un hombre desde hace más de 7 años. Lo segundo fue más dificil. Sigo teniendo la tentación de realizar una dieta restrictiva (para ver si "ahora si" logro bajar esos kilitos de más, que ya ni son tantos), de atracarme de poquerías hasta el desmayo, de vomitar mi furia hasta quedar extenuada. Podría hacerlo, pero no lo hago.
Porque no quiero hacerlo.
Porque disfruto comiendo sano y haciendo ejercicio (aunque los sabados me apetezca cerveza y pizza y, al demonio, la coma con remordimientos)
Porque soy hermosa, sí, aunque no sea perfecta (¿quién demonios lo es?)
Porque no quiero hacer sufrir a la gente que me ama.
Porque ya no soy una niñita llorando aterrada en un rincón
Porque la vida es tan corta y nosotros, tan pequeños y efímeros, que realmente no vale la pena.
Disculpen el choro. Gracias por escuchar.
Que tengan un buen día.

La Cuya

Avatar de Usuario
wiggy
Terminator
Mensajes: 6285
Registrado: 22 Jul 2005 21:04
Ubicación: La Coruña
Contactar:

Mensajepor wiggy » 26 Ago 2006 11:02

Bienvenida cuya :)

Avatar de Usuario
Nashra
Adict@
Mensajes: 2188
Registrado: 22 Jul 2005 21:04

Mensajepor Nashra » 26 Ago 2006 13:55

Bienvenida guapa

Avatar de Usuario
iLiKi
Adict@
Mensajes: 3589
Registrado: 22 Jul 2005 21:04

Mensajepor iLiKi » 26 Ago 2006 15:42

BenVida :)

cuya
Novat@
Mensajes: 4
Registrado: 26 Ago 2006 00:31
Ubicación: México

Mensajepor cuya » 26 Ago 2006 17:30

Gracias!
Ya saben, cualquier cosa en la que pueda ayudar, solo recuerden la diferencia de horario.

La Cuya

Avatar de Usuario
Ariel
De nacimiento, forer@
Mensajes: 1323
Registrado: 22 Jul 2005 21:04
Ubicación: Bajo del Mar

Mensajepor Ariel » 27 Ago 2006 22:08

hola!! bienvenida... y animo! :wink:
SiNgInG SoNgS ThAt MaKe U SlIt Ur WrIsTs...


Volver a “Presentaciones”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados