Lo que nunca te dije

Si padeces algún tipo de trastorno de la alimentación, en este foro encontrarás personas como tú.

Moderadores: Akela, trenkada

Avatar de Usuario
Teüll
Viciad@
Mensajes: 725
Registrado: 18 Jul 2008 20:49
Ubicación: En el buen camino

Mensajepor Teüll » 23 Dic 2008 22:24

Ahí va lo que siento. Lo que me gustaría decirle a la cara y no soy capaz:
Tú que dices que nadie ha hecho nada por ti. Que desde los 17 años te las arreglas solo que nunca nadie te ha dado nada, que sepas que a parte de quedarte con mi dinero te has quedado con mi salud. Que sepas que hubo una temporada que yo creía superada en que no podía verte sin pasarme días y días sin vomitar. Que esa temporada ha vuelto que cuando te veo sólo me traes malos recuerdos, que no puedo ni oír hablar de ti. Que me pones mala. Pero mala de verdad. No entiendo como has podido consentir dejarme sin blanca e ir de víctima por el mundo. Si por ti no han hecho nada ¿qué han hecho por mí? Me pasé toda mi infancia, adolescencia y juventud queriendo ser como tú. Quería tus privilegios, el cariño que te daban el orgullo que sentían al hablar de ti. Nunca oí una palabra agradable de mí, siempre corriendo detrás de ti, siempre intentando superarte, siempre la niña buena para no dar problemas y conseguir aquello que tú tenías gratuitamente siempre al pie del cañón para recoger las migajas que dejabas. ¿Qué no te han dado nada? Si te lo dieron todo. Cuando tú quisiste tocar con el grupo te llevaban los altavoces en el coche, de hotel en hotel fuese donde fuese, ese dictador al que dices no querer, el papá, se puso a tu servicio, te compró tus primeros pianos y te compró tus primeros altavoces, te hacía de criado... ese que nunca hizo nada por ti. Eso sí, hermanito, a tocar te ibas solo ¿Te acuerdas cómo? Sí, te ibas con mi vespino, ese que yo cambié por tu viaje a Italia, porque claro, los que no hicieron nada por ti y a mi me compraron una moto, te pagaron un viaje a Italia el cual sólo tu disfrutaste, pero la moto, como que tú la necesitabas para ir a tocar, aunque fuese mía, siempre la llevabas tú... no hemos hecho nada por ti hermanito. Cuando yo quise tocar con la agrupación folclórica... me tuve que quedar en casa, no me dejaron. Tu podías tocar y yo no. Seguimos... Le echas en cara que no fue a tu boda... tenía toda la razón del mundo y tú se la confirmaste tres meses después poniendo las maletas en el portal a tu mujer. Te había puesto los cuernos, lo sabías, sabías que volvería a pasar, no quería que fueses un desgraciado. Te acuerdas el follón que montaste en casa cuando te enteraste que te habían puesto los cuernos... ¿te acuerdas quien estuvo allí para recoger tus cachitos? No hemos hecho nunca nada por ti. Cierto, te casaste y te fuiste a vivir a un pisito. No fue a tu boda, pero te pagaron el banquete ¿no te acuerdas de eso? Sabes... como que teníamos que ser iguales, me dijeron que las 300.000 pts que te habían dado para pagar el banquete de tu boda me las darían a mí. No sé cuantos años han pasado... pero yo aún no he visto nada. Más cosas. Esos que nunca han hecho nada por ti... cuando te fuiste de casa y te quedaste sólo te acogían cada día en su casa a comer. Te medio obligaban a que cuando salías del trabajo te quedases a comer con ellos. Pobrecito... que no coma solo o por lo menos sabían que harías una comida decente al día. Eso hasta que te juntaste con la madre de tus hijas. ¿Te has preguntado alguna vez donde estaba yo todo ese tiempo? ¿Te ha permitido alguna vez tu egoísmo ver como me podía sentir yo? Esos que no han hecho nada por ti, cuando yo llegaba del trabajo (a mi no me podían esperar para comer, era igual si yo comía sola) tenía que callar, incluso a veces comer sola en la cocina porque tú (que tenías tu casa) estabas durmiendo en mi sofá, y no sólo no podía hablar, sino que tampoco podía descansar al volver del trabajo ¿Te permitió tu egoísmo preguntarte cómo me sentía al no poder hablar porqué el nene duerme? ¿El no poder descansar porque lo hacías tú en mi lugar? ¿Te has parado a pensar alguna vez por qué era más importante tu descanso que el mío? Seguimos... la casa, mi trauma...¿Sabes que se siente si desde el primer día que se empieza a trabajar sólo se oye tienes que ahorrar porque tenemos que comprar una casa a tu hermano? Así tendremos una para cada uno... nunca te dijeron que ahorrases para comprarme una casa a mí. ¿Sabes lo triste que es no poder disfrutar de tu dinero. No poder hacer con él nada que no te tenga a ti detrás? La moto... no me pude comprar la moto hasta que no dije que no vendería la vieja, sino que te la regalaría tuve malas caras en casa. ¿te imaginas lo triste que es pedir llorando poder comprarte algo con el dinero que has ganado porque aunque lo haya ganado yo es para comprar tu casa? ¿Sigues pensando que no han hecho nada por ti y sí mucho por mí? ¿Qué a mí me quieren y a ti no? Sigo ¿sabes cómo me sentí el día que me mandaste el correo pidiéndome de cuanto dinero podías disponer para comprate la casa, porque al fin te habías decidido y querías saber de cuanto dinero disponías. ¿Te has preguntado alguna vez que lleva a una persona a regalar 10 millones de pesetas y quedarse escasamente con 90 € en el banco? ¿Sabes lo que sentí cuando me propusiste hipotecar mi nómina para terminar de pagar antes tu casa? ¿Y como me sentí cuando estuvieron sin hablarme una semana en casa por qué me negué? ¿Sigues pensando y diciendo que nadie ha hecho nunca por ti? ¿Qué tú eras la oveja negra y yo la nena de papá? ¿Estás seguro de lo que dices? Porque todo lo que he contado es la punta del iceberg. De todo eso ya paso. Me importa un pito. Porque desde el otro día que te conté que tenía anorexia, que me había cortado, que estaba mal, que me trataba un psiquiatra... comprendí como eres. Hasta entonces no lo había visto con tanta claridad. Eres egoísmo en estado puro. Me dolió, me duele que pasases de mí. Que te importase un huevo cómo podía sentirme o afectarme todo el rollo que me soltaste justo después de medio ignorar lo que te acababa de contar. Te contaba que necesitaba cariño y apoyo y sólo recibí reproches, no hermanito... no. Hasta aquí. Después de tanto tiempo persiguiendo ser como tú, últimamente me sorprendo diciendo que quiero ser exactamente lo contrario, que si tú eres blanco, yo quiero ser negro, me veo repitiendo una y otra vez que aquello que tanto detesto de ti (que son tantas y tantas cosas), no lo voy a hacer yo. Sólo una cosa... egoísta. Me voy a volver tan egoísta contigo como tu lo has sido conmigo, como lo has sido con nosotros. Hermanito... amor con amor se paga y si yo te importé un huevo el otro día tú, a partir de aquí y ahora me importas un huevo a mí. Esto es un punto y final. Como dijiste el otro día al dejarme hablando sola con el teléfono: “ya le he dicho todo lo que tenía que decirle” y espero que sea cierto.


Volver a “Anorexia y Bulimia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 7 invitados