Quiérete más para vivir mejor

Si padeces algún tipo de trastorno de la alimentación, en este foro encontrarás personas como tú.

Moderadores: Akela, trenkada

Avatar de Usuario
megustacomer
Viciad@
Mensajes: 595
Registrado: 27 Nov 2006 02:23
Ubicación: aquí y allá

Quiérete más para vivir mejor

Mensajepor megustacomer » 09 Ene 2007 11:02

Es el título de un artículo que he leído y me ha parecido que puede ayudar a muchas personas. Está escrito por una psicóloga (Cristina Llagostera).
Lo trascribo aquí porque me parece que quererse poco es uno de los síntomas clave de un TCA -pero si no,me lo cambiais de sección!

A ver qué os parece; se admiten opiniones y comentarios, chicos y chicas!

Aviso: es bastante larguito, así que si no queréis leerlo, al menos bajar hasta donde empiezan los consejos (están escritos con diferentes colores), merece la pena leerlo, de verdad.


Imagina que de pronto aparece un genio a tu lado,dispuesto a hacer realidad todos tus deseos. ¿Qué aspectos cambiarías de ti misma? ¿le pedirías un cuerpo distinto u otra forma de ser...?
Cuanta más distancia existe entre lo que una persona es y lo qeu desearía ser, más mermada suele estar su autoestima, si la entendemos como la capacidad de valorarse y tratarse a una misma con dignidad y respeto. Todas tenemos un sentimiento de valía personal. Del mismo modo en que otorgamos un valor a un objeto y lo tratamos de manera diferente según sea valioso o un estorbo, también valoramos nuestra propia persona. Podemos darle un valor alto o más bien bajo, una apreciación realista o distorsionada pero, en cualquier caso, la imagen qeu tomemos de nosotras mismas definirá en gran parte nuestra manera de relacionarnos, nuestras actitudes y conductas.
Cambiar desde el interior. Cuando una persona siente que vale poco se relaciona con los demás desde una base de desconfianza, suponiendo que todos son más interesantes o importantes, y que ella nunca es suficiente. De la misma manera en que rebaja su valor, también espera el menosprecio de los demás. Mientras que quien se respeta y hace valer su persona se siente seguro y confiado, con lo cual tiene la oportunidad de establecer relaciones más igualitarias. Quizás un genio salido de una lámpara pueda cambiar instantáneamente tu imagen exterior, pero el cambio más interesante es el que proviene de tu interior, cuando empiezas a mirarte de un modo distinto, y a valorar todo lo qeu contiene y puede aportar tu persona.
¿A qué prestas más atención? Valorar significa precisamente dar un valor determinado a algo, pero a menudo olvidamos que se trata de una apreciación totalmente subjetiva y cambiante. Todas las personas tenemos inseguridades y defectos, y es bueno conocerlos. Pero también tenemos fortalezas y virtudes, y debemos descubrirlas. La baja autoestima se basa en mirar sólo hacia un lado, hacia el negativo, por lo qeu la persona construye una imagen demasiado desfavorable de sí misma.
Si te resulta más fácil encontrarte defectos y limitaciones que cualidades, puedes entenderlo como una prueba de qeu tu autovaloración es más bien negativa. Lo peor es que cuando una persona cree que, por ejemplo, es indecisa, poco atractiva o demasiado tímida, da por sentado que ella es así, sin cuestionar la manera en que se está valorando.
Sin darnos cuenta, al prestar más atención a nuestros defectos y fallos, favorecemos que estos crezcan y estén más presentes. La mujer que no se siente atractiva, estará especialmente atenta a aquellos aspectos de su persona que piensa que no son atrayentes y desestimará los restantes. Se fijará, por ejemplo, en sus kilos de más, pero no en su mirada o en su capacidad para moverse con gracia. Además, cada vez que observe indiferencia por parte de un hombre lo entenderá como una confirmación de su falta de atractivo, lo cual reafirmará su idea de que es incapaz de seducir o agradar.
Aceptar el cuerpo. El cuerpo es a menudo el gran receptáculo de exigencias y rechazos. Al mirarse al espejo muchas mujeres concentran su atención en sus imperfecciones, en lo que les desagrada, perdiendo una noción más global. De ahí provienen muchos complejos y obsesiones. Sin embargo, sabemos que se siente mucho mejor una mujer que acepta y disfruta su cuerpo a pesar de sus imperfecciones qeu otra que siendo mucho más hermosa está acomplejada y se esfuerza en borrar continuamente sus defectos
[en cierto modo, potenciar nuestras virtudes o ignorar o dejar a un lado nuestros defectos, hace que éstos últimos no sean perceptibles]Recuerda: según cómo te valores tu cuerpo y tu persona se sentirán mejor o peor contigo misma.
Tu opinión cuenta más. A veces se piensa que la autoestima se tiene o no se tiene, pero en realidad se trata de algo que podemos construir y moldear. Es cierto que muchas de las creencias que tenemos de nosotras mismas provienen de mensajes recibidos a lo largo de nuestra vida
de amigos, familiares o desconocidos, por su puesto no todas serán malas. Un niño , por ejemplo, no cuenta con una escala para juzgar su valor, así que se forma una imagen de sí mismo a partir del modo en qeu le valoren los demás.
Esto es preciso tenerlo en cuenta. No es lo mismo crecer en un ambiente escaso en valoración, que contar desde un principio con mensajes qeu refuerzan el sentimiento de utilidad y valía. Sin embargo, ya de adultos tenemos la oportunidad de guiarnos por nuestra propia escala y corregir así nuestra imagen.
y por eso necesitamos la ayuda de un especialista, para aprender a desmontar toda esa imagen falsa y errónea que nos hemos creado sobre nosotras mismas (yo lo llamo "desaprender") y aprender a ver cómo somos en realidad. Las personas de neustro alrededor pueden ayudarnos o perjudicarnos, pero es el psicólogo/a quien conoce las claves para que aprendamos a ver la realidad sobre nosotras mismas y comenzar así a querernos. (bueno, nos ayudan y "enseñan" a otras muchas cosas también que nos benefician en nuestra vida diaria). por eso nos empeñamos en recomendar a todo el mundo que vaya al psicólogo,porque en el fondo sabemos que son los únicos que nos ayudarán a salir del trastorno.
Alimentar la autoestima. El objetivo es valorarse de manera más realista y equilibrada. Lo que le pedimos al genio es un ideal de lo qeu nos gustaría ser, pero en ocasiones se trata de expectativas demasiado altas, irreales, y por lo tanto, imposibles de alcanzar. Por otro lado, si la visión que se tiene de una misma es negativa, será preciso aprender a mirarse de un modo distinto, prestando también atención a lo positivo.
La autoestima se alimenta especialmente de lo bueno: del reconocimiento de las propias capacidades y de los pequeños y grandes logros que se consiguen. Reconocer tus puntos fuertes y observar cuándo salen a relucir, te ayudará a elaborar una imagen más positiva de tí misma. Y esto, sin duda, te hará sentir mejor y más capaz ante tus retos.


El artículo incluye tamibén unos pequeños... no sé cómo llamarlos, consejos, quizá.

No te compares.
Cuando la autovaloración es negativa, solemos idealizar a los demás. Cuando te comparas con otra persona te fijas en lo que ella tiene y a tí te falta.

Todas las personas tiene defectos y virtudes. Es necesario tener una visión equilibrada tanto de los demás como de uno mismo.


¿Te aprecias lo suficiente?
Valorarte es dar valor a lo que tienes: en lugar de exigirte o rechazar lo que te disgusta, empieza por apreciar aquello que forma parte de tí.

Es importante aceptar el propio cuerpo más allá de sus imperfecciones, para cuidarlo tanto por dentro como por fuera y escuchar sus señales.

Tener autoestima no es ser egoísta. Quien sabe tratarse con respeto está más preparado para apreciar a los demás.

Según cómo te valores te sentirás mejor o peor. Trata de construir una valoración realista, positiva y equilibrada.

Cuando una persona se valora poco espera que lo hagan los demás y afrenta la vida desde el temor y la impotencia.

Si aprecias lo bueno que hay en tí, tu energía crece y podrás desplegar todas tus capacidades.[/color]

¿Cómo te valoras?
Haber recibido poca valoración del entorno contribuye a una baja autovaloración. Otro factor es tener una actitud muy exigente con una misma.

Si te centras en tus fallos, defectos , lo que te desagrada... será difícil que te valores. Mírate de un modo distinto, fijándote en lo que te gusta de tí.

Renueva tu forma de valorarte
Dado que nuestra forma de ser y nuestras circunstancias cambian continuamente, conviene realizar de vez en cuando una revisión de tu autovaloración, para descartar esos aspectos que ya no reflejan tu realidad presente.

Busca en tu lado positivo
Escoge una palabra con la que sueles definirte (por ejemplo: miedosa). REconoce cómo ese aspecto forma parte de ti. Busca su contrario (en este caso: valiente) y observa cómo esa cualidad también puede formar parte de ti.

Aprende a relajar tu autocrítica

La autocrítica es esa voz interior qeu nos recuerda nuestros fallos y defectos. Anota en un papel lo que te dice a ti. Es una manera de exteriorizarla y ser consciente de sus mensajes, para que no nos invadan excesivamente.

Rescata tus logros y cualidades
Reflexiona un momento sobre cuáles son tus mejores cualidades y qué logros has conseguido hasta ahora. Busca imágenes u objetos que los reflejen y colócalos en otro lugar donde puedas verlos cada día y, así, recordarlos.

Descubre y potencia tus cualidades
1 ¿Cómo te defines? Busca cinco palabras para definirte a tí misma y escríbelas en un papel del siguiente modo: "Yo soy una persona...". No es preciso qeu las piensesd demasiado, haz caso a lo que te venga primero a la mente.

2 Observa tu autovaloración. Ahora observa cómo te has definido. Estas palabras reflejan tu autoimagen, la visión que tienes de tí misma. ¿Crees que se trata de una valoración más bien negativa o positiva?

3 Busca excepciones. Atribuirte aspectos negativos no te ayuda a mejorar. Intenta buscar situaciones pasadas o actuales en las que apareciera el rasgo contrario. Es decir si piensas que eres poco inteligente, indaga cuándo ha salido a relucir tu inteligencia. [os lo aseguro, siempre hay una vez, y en otros casos, más de una ].

4 El efecto dominó. A menudo nuestra atención está centrada enlo qeu falla y es esa actitud la que no nos permite avanzar. Sin embargo, si prestas atención a lo qeu funciona, a lo que te gusta de ti, lo tendrás más presente y favorecerás que se repita.

5 Apreciar lo que tienes. Se trata de empezar a valorar aquellos aspectos positivos de una misma a los que normalmente no se les da importancia. En lugar de centrarte en lo que te falta, sé consciente de lo que tienes.


Ya me contaréis. Un beso grande a todos y todas.
www.tecau.tk

Tejiendo Caminos de Autoestima: blog en común para todos.

Volver a “Anorexia y Bulimia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 14 invitados